Correderas

Las puerta corredera tiene la ventaja de que solo ocupa el espacio en el que se mueven las hojas, por lo que su apertura no afecta el espacio interior o exterior, permitiendo colocar cortinas o mobiliario.

Debe tener un mínimo de dos hojas, aunque pueden ser más. La apertura es muy versátil, puede ser del lado izquierdo, derecho o ambos al mismo tiempo.